La gestión de metas es el proceso de establecer metas/expectativas, hacer un seguimiento, medir, registrar el aprendizaje y establecer nuevas metas/expectativas, hacer un seguimiento, medir, etc. Cuando se hace el seguimiento de las metas, se produce en consecuencia una mejora en el desempeño de las personas en un equipo; y la consiguiente mejora en el desempeño de la organización en su conjunto.

Pensando en ello, elaboramos este material para que entiendas cuáles son los beneficios de la gestión de metas de un equipo y un paso a paso para elaborarla. ¡Sigue leyendo y aprende más! 

¿Cuáles son los beneficios de la gestión de metas para la empresa?

Inicialmente, presentaremos un poco más sobre los beneficios de realizar la gestión de metas para la empresa. ¡Comprueba!

Aumento de los márgenes operativos

A través de la gestión de metas, el colaborador entiende cómo sus funciones pueden contribuir directamente con el éxito de la empresa. Por esta razón, tiende a centrarse en estrategias más inteligentes y efectivas para cumplir con sus demandas. Naturalmente, hay una ganancia de productividad, así como también un aumento de los márgenes operativos.

Ejecución más ágil de la estrategia de la empresa

Especialmente en los períodos más desafiantes, existe la necesidad de realizar una ejecución más ágil de la estrategia de la empresa, ya que esta acción va a traer un aspecto diferencial competitivo al negocio.

Cuando hay una gestión de metas en la organización, especialmente utilizando la metodología OKR, va a haber una definición de contribuciones individuales claras y públicas, y si hay iniciativas redundantes, se identifican rápidamente para mejorar las acciones, asignando el trabajo y contribuyendo a construir proyectos más eficientes.

Reducción de la rotación de personal

Definir estrategias para reducir la rotación de personal es uno de los principales desafíos para las empresas. Según una encuesta de Robert Half, incluso Brasil se destaca como uno de los campeones en la rotación de colaboradores. En el período estudiado, hubo un aumento del 82 % en la tasa de rotación de personal de Brasil, más del doble de la tasa mundial (del 38 %).

Cuando hay insatisfacción por parte de los colaboradores, en consecuencia existe más riesgo de que la persona solicite un despido a la empresa. En este sentido, si hay una clara alineación de los objetivos/metas en el negocio, por supuesto que va a contribuir a crear un mayor sentimiento de responsabilidad/propiedad en el éxito de la empresa.

Alineación entre empresa y persona colaboradora

Otro punto que se destaca cuando nos referimos a la gestión de metas es la alineación entre empresa y colaborador/a. Especialmente cuando el modelo de gestión es el de OKR, las metas individuales están alineados con las metas del equipo y, en consecuencia, alineadas con las metas de la empresa.

En este sentido, cada persona puede entender cómo su función impacta en los resultados del negocio, lo que promueve un engagement mayor. Además, a través del mapa estratégico, cada profesional tiene la oportunidad de ver cómo las áreas se alinean entre sí y cómo sus actividades están interconectadas con las actividades de otras personas en el equipo.

Identifica las necesidades de capacitaciones

Al final de un ciclo de gestión de metas, el equipo en su conjunto hará un debriefing de los resultados. Este es el momento de identificar lo que salió bien y lo que se puede perfeccionar. Si no se alcanzan los resultados deseados por falta de formación del equipo, por ejemplo, es una oportunidad para analizar cuáles son las capacitaciones que se pueden realizar para que, en el próximo ciclo, los números sean mejores.

Cuando se adopta esta práctica en la organización, se pueden percibir otras ganancias. Entre ellas, destacamos:

  • mejoras en la productividad del equipo, ya que va a estar más interesado en las tareas realizadas;
  • ofrece más calidad para los resultados;
  • fomenta el trabajo en equipo, especialmente cuando se identifica que una función está directamente vinculada a otra;
  • estimula la aparición de líderes.

¿Cómo hacer la gestión de metas en tu negocio?

Ahora que ya conoces los aspectos diferenciales que la gestión de metas ofrece para tu empresa, llegó el momento de explicarlo paso a paso para que puedas implementarlo.

Involucra al equipo

El primer paso es involucrar al equipo en la elaboración de las metas. De nuevo, destacamos los aspectos diferenciales de los OKR. Estos son más descentralizados. Es decir, no se definen de arriba a abajo, sino en conjunto. En un momento del ciclo, todo el equipo identifica cómo sus actividades pueden impactar los resultados macro del equipo y de la empresa, de modo que la definición de las metas sea más compartida.

Esto contribuye a traer un mayor sentido de pertenencia, lo que nuevamente impacta en las tasas de rotación de personal y absentismo, en la transformación de los colaboradores en defensores de la empresa, además de involucrar a profesionales de diferentes sectores para comprometerse con los objetivos de la organización.

Define un objetivo a muy largo plazo

Primero, se indica que la empresa defina un objetivo a largo plazo (10 años, por ejemplo). Pregúntate: ¿Dónde ves a tu empresa en este periodo? ¿Qué quieres alcanzar para entonces? Una startup en constante crecimiento en el mercado nacional puede aspirar a alcanzar al mercado global con éxito. En este sentido, analiza el escenario de tu negocio, estudia los números actuales y haz una proyección del futuro.

Define tu objetivo de 1 año

Después de planificar tu meta de 10 años, llegó el momento de definir las estrategias y los objetivos de 1 año. Para ello, se puede utilizar el modelo SMART.

  • Específico (Specifc) — ¿En qué escala quieres competir?  
  • Medible (Measurable)— ¿Cómo sabrás que lograste tu objetivo? ¿Qué benchmark vas a utilizar para medir tu éxito? ¿Cuáles serán tus indicadores de éxito? 
  • Alcanzable (Achievable) — ¿Es alcanzable este objetivo teniendo en cuenta los recursos que tienes actualmente? ¿Qué obstáculos vas a encontrar? ¿Cómo planeas superar estos obstáculos? 
  • Relevante (Relevant) — ¿Qué tan relevante es este objetivo para la empresa y sus empleados? ¿Cuáles serán los beneficios para la organización? 
  • Plazo (Time-bond) — ¿Cuánto tiempo llevarás para alcanzar este objetivo?

Ahora piensa: ¿Qué debo hacer ahora para alcanzar este Objetivo? ¿Quién puede contribuir al éxito de este objetivo? Quién tendrá el mayor impacto en este objetivo y sus resultados clave.

Establece objetivos trimestrales y mensuales

¿Qué se necesita hacer mensual y trimestralmente para alcanzar el objetivo anual? Para obtener esta respuesta de una manera más relevante, reúne a todo tu equipo, expón el sueño y los objetivos de la empresa, y ábrete a sugerencias que ayuden a alcanzarlos. Debido a que tus empleados están más cerca de tus clientes y de los problemas cotidianos, ellos pueden aportar información valiosa.

Establece el tamaño del ciclo

A la hora de definir el tamaño de tus ciclos de metas, debes tener en cuenta tres puntos:

  • Mercado: Cuanto más competitivo e innovador sea tu mercado, más cortos deben ser los ciclos (Mensual). Después de todo, cuanto más rápido cambie el ambiente externo, más rápidos deberían ser los cambios internos.
  • Madurez del modelo de negocio: El grado de madurez del modelo de negocio afecta la capacidad de ver claramente los escenarios frente a ti. De esta forma, cuanto más nueva e innovadora sea la empresa, más cortos deben ser los ciclos (Mensual o Trimestral).
  • Dominio de las prácticas de Gestión de Metas: Si tu empresa no tiene una cultura de gestión de metas madura, los ciclos deben ser menores (Mensual, Bimestral o Trimestral), acelerando así el aprendizaje.

Por esta razón, establecer Objetivos y Metas de la Organización anualmente y de los departamentos trimestralmente y los individuales mensualmente. Y lo más importante: PRUEBA.  Observa lo que funciona y lo que no y cámbialo si es necesario.

Define metas de departamentos/equipos y metas individuales

Alinea con tus gerentes con las metas y objetivos de los departamentos. Luego pídeles que expongan los objetivos y metas del equipo a tus líderes y pídeles al equipo que piense en las metas individuales para el ciclo. Posteriormente, tus gerentes deben sentarse individualmente con cada líder y liderado para alinear todas las metas.

Ofrece feedback constante

El feedback es el proceso en el que una persona contribuye para que la otra pueda desarrollarse a partir de sus propias percepciones, negativas o positivas. Cuando se suministra a la persona colaboradora, en consecuencia existe la oportunidad de hacer correcciones de ruta, especialmente si no se alcanza la meta.

Precisamente para ello, es esencial contar con una rutina de monitorización. Por lo tanto, existe la posibilidad de comprender cuáles son los resultados que no se alcanzaron y qué se puede hacer para cambiar este panorama. En este momento, se discuten acciones que tendrán la oportunidad de traer mejoras en los números en el corto plazo (teniendo en cuenta el ciclo), además de involucrar a otras personas para participar en proyectos que podrían traer un efecto más preciso a estos resultados.

En este contenido, pudiste entender qué es una gestión de metas, cuál es la importancia que tiene para la empresa, además de comprobar algunos consejos útiles para implementarla en tu empresa. Como vimos, además de aumentar el engagement de los profesionales, contribuye a una mejor alineación entre equipos, además de asegurar que la ejecución de la estrategia de la empresa sea seguida por los equipos.

Si quieres saber un poco más sobre los aspectos diferenciales de un software para ayudar en este proceso, ¡continúa en el blog y echa un vistazo a nuestro otro material!

Nova call to action